Milano Ristorante Italiano, Villalba.

Las características principales que comprenden un buen restaurante son su ambiente, la atención, y lo más importante, la buena comida. Milano Ristorante Italiano en Villalba cumple con todo eso; un lugar de ambiente campestre, rústico, con mucha vegetación, y una vista espectacular al lago Guayabal. Recibes una atención personalizada y calurosa bienvenida por sus dueños, el chef Eliezer Pérez, y su esposa Nancy Escobar.

milano_011

Entramos al restaurante y quedamos encantados con el ambiente acogedor e íntimo, y el toque de historia y significado que tiene cada botella de vino, disfrutadas por los comensales, y que ahora adornan las paredes del restaurante. Te sientes en otro país al mirar por la ventana y ver las enredaderas de hojas de uva.

milano_03

Antes de comenzar a conversar con Eliezer, éste nos recibe con un refrescante Prosecco. Empezó contándonos que inició como lavaplatos en un restaurante de Michigan, donde el olor de la comida italiana le despertó el amor y la pasión por esa cocina. Siguió adquiriendo experiencia en restaurantes de Estados Unidos y Puerto Rico, hasta que, hace cinco años decidió abrir su restaurate italiano, donde confecciona platos del sur de Italia con toques propios. Le preguntamos porque en Villalba un restaurante italiano? Eliezer nos dice que en Puerto Rico ya hay muchos restaurantes italianos, pero no había ninguno en su pueblo natal, Villalba.

Actualmente el chef es miembro de La Chaine des Rotisseurs; asociación con más de veinticinco mil miembros en más de ochenta países, que comparten los mismos valores de calidad, el fomento de las artes culinarias y los placeres de la buena mesa. También es miembro de la American Culinary Federation.

Por fin lo que estábamos esperando. Comenzamos la degustación junto a un Principato, Pinot Grigio. El primer plato lo fue una deliciosa crema de ajo; la cual es preferida por muchos comensales.

milano_04
Seguimos con los “Involtini di Melanzane”, rollitos de berenjena rellenos con una mezcla de quesos italianos cubiertos de salsa marinara hecha en el restaurante; delicado sabor, y puedes distinguir todos los ingredientes y su frescura.

milano_05

Continuamos con los “Spidini Milanese”, panini rebosado relleno de mozarella con una salsa de mantequilla, vino blanco, limón y alcaparras.
milano_06

De los platos principales probamos tres. El primero lo fue “Linguini al Vongole”, linguini con almejas frescas, ajo y vino blanco; exquisito.
milano_07

Luego un “Filetti di Pesce alla Saltimboca”, rodaballo fresco con prosciutto Di Parma, espinacas, mozarella, setas Crimini, mantequilla y vino Marsala; este plato no está en el menú, y tradicionalmente no se hace con pescado (se preparó a petición de un cliente), en el menú está con pollo y ternera, pero ahora es uno de los más solicitados por los clientes habituales; este plato estuvo acompañado con el vino Rodney Strong, Pinot Noir.
milano_08
Otro plato principal es “ Costolette di Maiale alla Griglia”, jugoso chuletón de cerdo asado, relleno de jamón Ibérico y queso Manchego, servido sobre un risotto de queso Gouda ahumado; este plato está espectacular.
milano_09

Terminamos con el postre; el aclamado flan de capuccino; divino, no dejen de probarlo.
milano_010

Mientras la esposa del chef se encarga de cada detalle del salón, Eliezer no está solo en la cocina, cuenta con un Sous Chef, quien es su mano derecha, Christian Pérez. Tampoco se nos puede olvidar mencionar el famoso Osobuco, el cual se hace solo una vez al mes, por su largo proceso de elaboración, así que si quieren degustar tienen que llamar y reservar para que le guarden su porción antes que se acabe. También es importante mencionar que Milano cuenta con una extensa y variada carta de esclusivos vinos. Puedes llevar tu vino, el descorche son solo diez dólares!, y pendientes que de vez en cuando hay días de “free corkage”.

Definitivamente, Milano Ristorante Italiano, es un lugar que querrás volver muchas veces. Le agradecemos al chef Eliezer y a su esposa Nancy por su amabilidad y atenciones.